¿Qué puedo comer después de una extracción dental?

Última actualización el 04/04/19

3 dia de extraccion de muela que puedo comer, que puedo comer despues de una extraccion de muela, que comer cuando te sacan una muela, extraccion de muela cuando puedo comer

¿Cuánto tiempo debo esperar para comer después de una extracción de muela? ¿Qué puedo comer apenas salgo del odontólogo?

Cuando sales del odontólogo, después de una extracción, no debes comer nada hasta que haya pasado un tiempo prudencial. Este tiempo te lo indicará el odontólogo, y normalmente es de unos 30 minutos. Durante todo este tiempo, debes apretar fuertemente la gasa que él te colocó sobre el área donde se encontraba el diente, para así evitar futuras complicaciones, como la alveolitis dental.

Una vez pasados estos 30 minutos, puedes comer:

  • Helado. Esta es la recomendación por excelencia. Eso sí, evita los que contienen maní, nueces o cualquier otra clase de semillas; ya que pueden causarte molestias. También evita los que contienen coco rallado.
  • Pudín.
  • Yogur.
  • Jugos y batidos de frutas. Evita las frutas ácidas como la naranja, el limón/lima y la piña.
Continuar leyendo “¿Qué puedo comer después de una extracción dental?”

Alveolitis dental: factores de riesgo

Última actualización el 04/04/19

me sacaron una muela, infeccion despues de extraccion de muela, extraccion de muela infectada, me sacaron una muela y me duele

¿Qué factores de riesgo influyen en el desarrollo de una alveolitis?

Una infección bacteriana.

Considerada como uno de los principales factores de riesgo para desarrollar una alveolitis, la infección a causa de bacterias ha sido ampliamente estudiada. Se han encontrado estas infecciones en personas con: una higiene dental deficiente, pericoronaritis (inflamación de la “carne” que cubre y rodea la muela cordal) y con enfermedad periodontal (inflamación de las encías).

Una extracción difícil.

Las extracciones complicadas son más propensas a causar el desarrollo de una alveolitis. Una de las explicaciones es que durante una extracción difícil, se mueve mucho el tejido, lo que ocasiona la liberación de activadores secundarios de tejido, lo que causa una inflamación de la zona, y una posterior alveolitis. Por este motivo desarrollar una alveolitis después de una extracción quirúrgica (con cirugía) es 10 veces más probable que con una extracción no quirúrgica o simple.

La extracción de las cordales o muelas del juicio.

Esto es de esperar, dado que la extracción de cordales casi siempre es quirúrgica, y como ya sabemos, este tipo de extracciones ocasionan una mayor inflamación de la zona, y una mayor posibilidad de desarrollar una alveolitis.

Poca experiencia del dentista.

Esto también es de esperar: si se tiene poca experiencia extrayendo dientes, se puede causar un mayor daño (más trauma) en el área. Por el contrario, un dentista experimentado sabe cómo realizar la extracción causando el menor trauma posible.

El uso de anticonceptivos orales.

De todos los medicamentos que se han asociado al desarrollo de la alveolitis dental, solo los anticonceptivos han sido confirmados. Y es que se ha encontrado que el uso de anticonceptivos aumenta la posibilidad de desarrollar una alveolitis. Se cree que el estrógeno presente en ellos, evita la correcta formación del coágulo de sangre que protege el alveolo (en un proceso de fibrinolisis).

Varios estudios han señalado que las mujeres que se encuentran tomando anticonceptivos orales (la píldora) tienen una mayor probabilidad de desarrollar una alveolitis dental después de la extracción de terceros molares (muelas del juicio). Siendo 1.8 veces más propensas al desarrollo de esta complicación que aquellas mujeres que no los consumen.

La relación entre el consumo de anticonceptivos y esta mayor probabilidad de desarrollar una alveolitis no está del todo clara, pero se mantiene la hipótesis de que la presencia de los mismos en el organismo promueve procesos de fibrolisis (la degradación de las redes de fibrina durante el proceso de coagulación), hecho que evita la correcta formación del coágulo que protege el alveolo, el espacio donde se encontraba la pieza dental, y que finalmente termina facilitando el desarrollo de una alveolitis.

Fumar.

Gran cantidad de estudios han encontrado una relación entre fumar y el desarrollo de una alveolitis dental. Este aumento en la posibilidad de desarrollarla va desde un 10% en las personas que fuman medio paquete de cigarros al día, hasta más de un 20% en los que fuman el paquete completo, y se tiene un 40% de probabilidad de desarrollar alveolitis si se fuma el día de la extracción. Se especula que se puede deber a que el humo del cigarro entra en el alveolo, y este lo detecta como un contaminante e inicia un proceso inflamatorio.

La edad.

Según varios estudios al aumentar la edad, es mayor el riesgo de desarrollar una alveolitis. Se reporta, que después de los 24 años, existe mayor riesgo de problemas postoperatorios (después de la operación), incluida la alveolitis.

El género.

En varios estudios, se indica que las mujeres son más propensas a desarrollar una alveolitis dental. Esto aún debe ser confirmado; ya que mientras algunos autores confirman esto y reportan desde 50 hasta 250% mayor probabilidad de desarrollar alveolitis en mujeres, otros no encuentran diferencia alguna.

Continuar leyendo “Alveolitis dental: factores de riesgo”